30.12.13

Objetivos del año



Decíamos hace un año:
· Ampliar mis horizontes profesionales y académicos. A pesar de que tengo el final del máster estancado, he podido hacer algún avance, como publicar un artículo en un libro académico y seguir escribiendo sobre temas que me interesan.
· Sacar a la luz algún  proyecto literario o de cómic, en solitario o con otros creadores. Sólo puedo destacar el capítulo que escribo en el libro "La década del miedo", aunque, como siempre, EJL sigue adelante y espero que en 2014 vea la luz su cuarto tomo.
· Cuidar bien de mi pareja. Yo creo que este propósito puede darse de nuevo por cumplido.
· Atender a mis amistades. Como cada año, una de mis asignaturas pendiente. Aunque he podido ver a algunos amigos, e incluso he podido llegar a jugar a rol. he tenido poco tiempo real para las amistades.
· Hacer algo de ejercicio y bajar de peso. He hecho más ejercicio comparado con el año pasado, con todos los largos paseos que he dado con Neus, pero eso no ha hecho que baje el peso.

Objetivos para 2014:
· Ampliar mis horizontes profesionales y académicos (pendiente).
· Sacar a la luz algún  proyecto literario o de cómic, en solitario o con otros creadores (pendiente).
· Cuidar bien de mi pareja y de mi hija (renovable).
· Atender a mis amistades (pendiente).
· Hacer algo de ejercicio y bajar de peso (pendiente y necesario).


Suena:  Johnny Cash - It was Jesus.

27.12.12

Objetivos del año

Decíamos en enero:
· Ampliar mis horizontes profesionales y académicos. Este año he seguido formándome, aunque la gran novedad de este año va a hacer que deje el trabajo pendiente para más adelante. Otra cosa que he cambiado ha sido dejar algunas colaboraciones que hacía de forma desinteresada para ponerme a escribir con algún rendimiento económico en internet, de lo que me alegro.
· Sacar a la luz algún  proyecto literario o de cómic, en solitario o con otros creadores. No ha podido ser de nuevo, pero EJL sigue adelante, lo cual no es poco.
· Cuidar bien de mi pareja. Yo creo que este propósito puede darse de nuevo por cumplido.
· Atender a mis amistades. Mi asignatura pendiente de cada año, realmente no he tenido mucho tiempo para poder socializar.
· Hacer algo de ejercicio. A pesar de que en verano empezamos una buena rutina, el calor extremo nos hizo desistir.
· Encontrar una nueva casa en algún lugar de Palma. ¡Objetivo conseguido!

Objetivos para 2013:
· Ampliar mis horizontes profesionales y académicos (pendiente).
· Sacar a la luz algún  proyecto literario o de cómic, en solitario o con otros creadores (pendiente).
· Cuidar bien de mi pareja (renovable).
· Atender a mis amistades (pendiente).
· Hacer algo de ejercicio y bajar de peso (pendiente).


Suena:  Cocteau Twins - Peppermint Pig.

24.11.12

... hasta que las llamas se apagaron. Aunque un fénix siempre renace.


Y Fénix Negro llegó hasta aquí, después de siete años de tortuosos caminos sentimentales. Os agradezco la paciencia, el interés (el morbo, quizá), y vuestro afecto a lo largo de los años. Creo que este blog ya no es necesario, pero queda aquí como muestra de lo vivido y también de lo escrito, que aunque sea sólo por vanidad, me sigue gustando a pesar del tiempo transcurrido. Quizá sí actualice los objetivos del año, como parte de la tradición, pero eso es todo.
Si queréis seguirme, me tenéis en Cisne Negro (cada vez menos), en twitter como @cisnenegro, o en Facebook (sólo para conocidos personales).

Gracias por ser, y ¡nos vemos!

Suena: Marissa Nadler - Save me a place.

1.1.12

Objetivos del año (interludio II)

Decíamos en enero:

· Sacar a la luz algún otro proyecto literario o de cómic, en solitario o con otros creadores. Esto no ha podido ser, porque apenas he podido completar EJL3 y ya está.
· Ampliar mis horizontes profesionales y académicos. Lo sigo intentando cursando el Máster de mi carrera; aunque es un objetivo a largo plazo.
· Cuidar bien de mi pareja. Puedo decir que este objetivo lo he cumplido, aunque debería ser ella la que lo valorase.
· Atender a mis amistades. Creo que esto queda con un "necesita mejorar", porque realmente no he estado tanto tiempo con mis amigos de verdad como hubiera deseado.
· ¡Hacer algo de ejercicio, joder! Un año más, este objetivo se ha quedado cojo. Y es que no consigue engancharme esto de hacer ejercicio, supongo que es porque no llego al mínimoen el que el cuerpo luego lo pida por sí mismo. Soy un vago, hay que reconocerlo.

Objetivos para 2012:
· Ampliar mis horizontes profesionales y académicos (pendiente).
· Sacar a la luz algún  proyecto literario o de cómic, en solitario o con otros creadores (pendiente).
· Cuidar bien de mi pareja (renovable).
· Atender a mis amistades (pendiente).
· Hacer algo de ejercicio (pendiente).
· Encontrar una nueva casa en algún lugar de Palma.

Suena: Anathema - J'ai fait une promesse.

31.12.10

Objetivos del año (interludio)

Decíamos en enero...
 · Avanzar, dejar listo o incluso publicar EJL3. Si todo va bien, EJL3 se publicará este 2011 antes del Saló de Barcelona.
 
· Acometer de verdad el segundo punto del año anterior, llevando una disciplina más férrea o esforzando mi constancia. Durante el verano sí que pude hacer algo más por este punto, pero durante el año, con el trabajo, el tener que escribir cada semana para el periódico, guionizar EJL, pensar en otros proyectos, mantener los blogs... Apenas he podido tener algún resultado neto. Lo seguiré probando este año.

· Quedar más frecuentemente con mis amigos. Esto queda como algo pendiente...
 
· Leer más. A pesar de que durante todo el año no me he prodigado mucho, en verano sí que pude disfrutar de un tiempo de lectura intensivo que me fue muy provechoso: conseguí bajar la pila de lecturas pendientes de forma considerable. Este año intentaré hacer lo mismo.
 
· ¡Hacer algo de ejercicio, joder! Esta también queda como tarea pendiente, porque no he sido capaz de hacer nada de ejercicio.

Objetivos para 2011:
· Sacar a la luz algún otro proyecto literario o de cómic, en solitario o con otros creadores.
· Ampliar mis horizontes profesionales y académicos.
· Cuidar bien de mi pareja.
· Atender a mis amistades. 
· ¡Hacer algo de ejercicio, joder!


Suena: Finntroll - Tiden Utan Tid.

11.10.10

El último vuelo del Fénix Negro (VIII)

A veces internet te da sorpresas. Uno nunca puede decir "de esta agua no beberé", está claro. Conocí a R. en el lugar más equívoco que podría darse. Y parecía imposible, pero entonces, como la luz del amanecer que uno no espera ya ver, algo se iluminó en nosotros.
R. era joven y bella, inteligente y sensible. Con un corazón enorme, la templanza, la paciencia y la capacidad de sacrificio que sólo pueden tener las personas buenas. Nuestra relación fue breve, de apenas unos meses, pero intensa, y la quise como sólo se quiere a esas personas especiales que uno se encuentra en el camino muy de cuando en cuando.
Siempre recordaré la única ocasión en que nos vimos. Recordaré esa llegada a un aeropuerto extraño, su figura esperando temerosa, sus hermosos dientes y sus hoyuelos al sonreír. Sus manos pequeñitas, su cuerpecito tembloroso, la triste despedida poco después en aquel mismo aeropuerto que me llevaba de vuelta a esta isla. Recordaré siempre los días que pasamos juntos y como nos besamos, nos besamos, y nos besamos.

Y sin embargo, ella parecía saber ya en ese momento que ésa sería la única ocasión en la que nos veríamos. Tenía razón.

Pero siempre mantendré lo que le dije.

No podía ser todo tan bonito, y, de hecho, no fueron nuestras desavenencias lo que nos separó. Fue algo superior, y por ello, en mí siempre, siempre, siempre quedará el desprecio (y hasta el odio, creo) por aquellas personas que la apartaron de mi lado.


Suena: Marissa Nadler - Rosary.

16.3.10

El último vuelo del Fénix Negro (VII)

De las relaciones sentimentales más o menos estables que he tenido, la que tuve con Ll. es la única en la que he podido tener un reencuentro cordial transcurrido el tiempo. Fue algo breve, hermoso e indefinido. Ll. fue lo único que me aportó Orkut, la protored social que Google adquirió hace tiempo y que fue un fracaso, pero cuyo devenir quizá abrió la puerta a éxitos como Facebook (ahora Orkut está abandonado como un barco que fue abordado por piratas y quedó a la deriva en un mar sin mareas). Allí la conocí y una cosa llevó a la otra. Recuerdo una conversación muy larga que tuvimos por teléfono, cuando tuvo que ir al médico de urgencias y no tenía nadie que la acompañara. Me encantaba su catalán con acento de Castelló, ese valenciano tan dulce y lleno de castellanismos. Ll. era toda júbilo y vitalidad, me reía muchísimo con ella. Ahora vuelvo a recordar esos viajes y me viene a la mente la timidez con la que nos vimos en el aeropuerto, la conversación nerviosa en el tren y en el metro, el titubeo a la hora de irnos a dormir en la minúscula cama de su piso. Pero lo que más recuerdo de ella es su eterna sonrisa, una sonrisa que me hechizaba por su persistencia. A veces le preguntaba por qué me sonreía tanto; ella no sabía la respuesta. Quizá era que, simplemente, era feliz. Me quiso regalar un dibujo que hizo, pero no lo acepté, pensé que era demasiado bonito como para quedármlo. En cambio, le pedí una foto que tenía en su habitación; en esa foto no podía tener más de dieciséis años, pero estaba preciosa. Aún la guardo en alguna parte. Ella se quedó con mi camiseta de Silver Surfer y a veces me decía que aún conservaba el olor que le recordaba a mí.
Con Ll. sospecho que no supimos amarnos a tiempo; ella estuvo enamorada de mí, pero cuando yo me di cuenta, ella ya no sentía lo mismo por mí. La última visita que le hice fue bastante fría, y el fin de nuestra relación fue algo abrupto y frustrante, porque simplemente cesó. Tuve tiempo para pensar qué había pasado, y llegué a esa conclusión: un lamentable caso de desincronización. Pero de ella -y de ello- ya hablé al principio de este blog en alguna ocasión, no es cuestión de repetirme.
Volví a ver a Ll. este verano. Estaba de paso por la isla y quedamos para tomar un café. Los dos, desde la perspectiva que da el tiempo, ambos con una nueva pareja, pudimos hablar sin rencores, sin recriminaciones. Había viajado, había madurado, estaba muy guapa. Fue bonito reencontrarnos así y poder hablar con tranquilidad y con buenos sentimientos de lo que ya es un capítulo cerrado de nuestra vida. Y brindar por aquellos días, the
beautiful bygone years.

Suena: Joan Manuel Serrat - Mediterráneo.

17.2.10

El último vuelo del Fénix Negro (VI)

Conocí a L. de la forma más accidental posible: en unas páginas de internet que nunca deberían haber existido. Como a otras chicas, la agregué para hablar con ella y poder entender aquello que para mí no era entendible, pero poco a poco algo cambió. Ella era distinta a las demás. Era una persona inteligente -no entendí nunca cómo había llegado a tener ese problema-, sensible, atractiva. Esas noches delante del monitor se alargaron cada vez más y más... Hasta que ya no hubo remedio. No me importó engañar a M. para verla: llegué a Madrid un día antes de lo previsto para estar con ella. Esa sensación de clandestinidad fue lo que me dio la vida en esos últimos meses en los que mi relación con M. agonizaba. [Todo aquello lo literaturicé en su momento (y con resultados que, más o menos, aún me satisfacen, cosa harto difícil) en otro blog del que nunca sabréis su dirección]. Pero, a pesar de que lo que compartí con L., de esa conexión profunda que teníamos en ciertos aspectos, era evidente que no estábamos hechos el uno para el otro. Poco después me comentó que había conocido a alguien en las fiestas de Málaga, sin acaso saber lo que yo había llegado a sentir por ella. Desde entonces ha ido apareciendo y desapareciendo de mi vida. Lo mejor de toda esa tormentosa relación, creo yo, fue esa noche en que fue mía, esa noche en que, por un breve espacio de tiempo, pude disfrutar aquel cuerpo sacado de un lienzo de Bouguereau, sólo para mí esa noche, y no del cornudo de su novio, que se tragaba dos películas en sesión contínua mientras nosotros hacíamos el amor por primera y última vez.

Suena: Stone Circle - Crystal Burial.

7.1.10

El último vuelo del Fénix Negro (V)

Terminaba tercero de BUP, íbamos a empezar COU. No sé ni cómo fue: empezamos a hablar en los descansos de las clases, en los patios. Hacía tres años que compartíamos aula, pero nunca me había fijado en ella, no al menos de esa manera. Además, ella le gustaba a C., y yo no le podía hacer eso a mi amigo. M. y yo éramos muy parecidos en el carácter, en la forma de entender la vida, en los gustos refinados. Ella era bajita, el pelo castaño y rizado, la risa delicada; culta, inteligente, jovial, tocaba el piano (otra Euterpe para mi lista)... No me di cuenta y ya me había enamorado de ella. Pero claro, había traicionado a C. Tuve un encontronazo con él en la puerta de mi casa: en una escena bastante melodramática, me advirtió muy seriamente (pensé por un momento que íbamos a pelearnos) de que la cuidara o su ira me arrasaría.
M. fue la primera chica que correspondió mi amor. Ese primer gran amor que crees que durará toda la vida, esa persona que crees que te complementa a la perfección, y que es el horizonte de todas tus expectativas.
El problema es que, para que eso funcione, el horizonte de expectativas debe ser común, y, con el tiempo, me di cuenta de que M. y yo no lo compartíamos. A la mitad de nuestra relación ella se marchó a estudiar fuera y eso fue lo que condenó nuestro destino. A saber qué vivió ella durante esos cuatro años, a quién conoció, a quién besó, qué maravillas vio en la gran capital que la convencieron de que esta isla no era suficientemente grande para ella. Me da igual, ya no lo quiero saber. Yo sellé nuestro destino cuando ya todo se iba al traste -estoy convencido de que ella ya lo había decidido antes- engañándola en una aventura que tampoco llevó a ninguna parte.

Estuve con M. más de siete años, y al final ella voló porque quería ser libre, porque su destino no estaba en este terruño. La quise como no había querido a nadie. Y sin embargo, cada vez que pienso en aquello no puedo evitar sentir un resentimiento tibio e hiriente.

Suena: Gwynbleidd - Canvas for departure.

2.1.10

Objetivos del año (interludio)

Decíamos en enero...

· Acometer de verdad el primer punto del año anterior [Abrir el mercado internacional para EJL. Sacar el segundo tomo a lo largo del año]. Objetivo conseguido: se ha publicado en inglés y ahora estamos persiguiendo dos posibles traducciones más. El segundo tomo apareció este verano.

· Conseguir echar a andar algún otro proyecto con cuerpo. Necesita mejorar. La verdad es que no he sido capaz de concentrarme lo suficiente en algunas ideas que tengo y a las que no soy capaz de dar cuerpo.

· Hacer algo de ejercicio, joder. Necesita mejorar. Aunque en cierto sentido, esto ha mejorado.

· Convencerme a mí mismo de disfrutar más de las amistades. Esto creo que sigue siendo una de mis asignaturas pendientes. Creo que tengo a mis amigos un poco abandonados.

· Darme cuenta, como he hecho este año, de cuándo estoy bien, y dar gracias por ello. Esto sí lo he hecho, y bastante conscientemente.

Objetivos para 2010:
· Avanzar, dejar listo o incluso publicar EJL3.
· Acometer de verdad el segundo punto del año anterior, llevando una disciplina más férrea o esforzando mi constancia.
· Quedar más frecuentemente con mis amigos.
· Leer más.
· ¡Hacer algo de ejercicio, joder!

23.12.09

El último vuelo del Fénix Negro (IV)

Una vez volviendo del instituto a casa, le comenté a un amigo que V. me recordaba a mi madre. No sé por qué lo dije; V. realmente no se parecía a mi madre. De hecho, fue otra de esas chicas de las que me enamoré y no podría decir por qué: no era especialmente guapa, ni tenía un cuerpo que llamase la atención, y sus hábitos de ocio no coincidían prácticamente en nada con los míos. Pero sí, me enamoré, y ella también lo supo, e incluso le hice algún poema también, pero eso no fue óbice para que el resultado fuera distinto a los anteriores. Una de las razones por las que seguí en el grupo de catequesis de confirmación fue ella. Era alegre, divertida, e incluso alguna vez llegó a venir a mi casa con una amiga para pasar el rato y hablar (algo que me sorprendió bastante, todo hay que decirlo). Pero con V., con el tiempo, vi que no teníamos nada que ver, y de hecho me alegro de que fuera un nuevo rechazo para mi colección. Lo mejor estaba por venir.

22.12.09

El último vuelo del Fénix Negro (III)

Dicen que un clavo saca a otro, y puesto que S. nunca llegó a ser más que un amor platónico, al empezar bachillerato, y hacer borrón y cuenta nueva de todo lo que sabía, apareció N. Me pongo a pensar ahora qué me gustaría de ella, y no logro entenderme. Era rubia, torcía la boca con un particularísimo gesto de displicencia cuando algo no le gustaba; cuando quería -cuando quería- era muy agradable, y tocaba el piano, algo que tenía su misticismo (he acabado por intentar que las chicas a las que persiga no sepan de música, algún día quizá explique por qué). N., naturalmente, fue también impermeable a mis quebrantos, pero esta vez, quizá porque iba aprendiendo de mis fracasos, quizá porque era algo mayor que antes, le hice saber mis sentimientos. Eso sí, a mi manera, esto es, de forma ñoña y obsoleta. Recuerdo que le di unos poemas escritos a mano, que intentaron ser lo más francos y románticos posibles; recuerdo que también, para intentar conmoverla aún más, deslice unas gotas de agua por encima de la tinta, intentando hacerlas pasar por lágrimas. Evidentemente, la triquiñuela no resultó. Incluso llegué a decirle que era mi musa, a lo que no pudo más que troncharse en mi cara. Pero lo peor no fueron esos rechazos más o menos sonoros, sino más bien el síndrome que todos los despechados hemos vivido: el síndrome "¿por qué le gustará ese imbécil y no yo?". N. terminó por esos años saliendo con un chaval que estudiaba en el bloque contiguo al nuestro, el de FP, nuestros "enemigos naturales". No podía entender qué podía ver en un tío primario y simple como aquel, pero fue su decisión. Así que finalmente, mi mente voló hacia otros páramos...

20.12.09

El último vuelo del Fénix Negro (II)

Han pasado ya muchos años: me enamoré de S. (¿me enamoré realmente? Supongo que puedo decir que sí) y durante años silencié mi pasión. Son cosas que siempre se acaban sabiendo, y supongo que mis desvelos debieron llegar a sus oídos: algo que simplemente, supongo, intentó sobrellevar con resignación. Pero lo cierto es que esa chica delgaducha, algo mal educada, y de pelo corto, ocupó mis pensamientos hasta llegar a bachillerato. Me recuerdo a mí mismo rezando porque coincidiéramos un año más en clase, súplicas que, si bien fueron escuchadas varias veces, nunca llegué a aprovechar. Al fin y al cabo, yo era alguien gris, que pasaba completamente desapercibido: uno de esos chicos que estudian, no se meten en problemas, no hacen deporte, no llaman la atención. Así que todo quedó en eso: como la chica en la que pensaba mientras lentamente se deshojaban las últimas flores de mi educación primaria...

19.12.09

El último vuelo del Fénix Negro (I)

Se llamaba V., apenas recuerdo nada más de ella. Sé que estábamos en primero de EGB, que era castaña y tenía la piel pálida, pero nada más. Sé que se cambió de colegio y que nunca la volví a ver. Lo que más recuerdo de ella es un sueño en el que ella cantaba una canción inventada que incluía mi apellido, que es como todos me llamaban en aquel tiempo. Es más, no recuerdo tanto el sueño como a mí mismo recordando el sueño, de la mano de mi madre, yendo de compras, cerca de un gran mercado tradicional de Palma. La memoria arrasó esa bahía hace mucho tiempo.

18.12.09

El último vuelo del Fénix Negro (Prólogo)

Voy a dar por concluida, al menos hasta nueva orden, la singladura de Fénix Negro. Este blog ya no es necesario en mi vida, por lo que no tiene sentido proseguirlo. Antes de ello, no obstante, y azuzado por la lectura, fantástica lectura, de Libro del mal amor, voy a terminar el blog con una serie de posts literarios. A mi me corresponderá fabular, literaturizar, exagerar o deformar lo que realmente fue; al lector, discernir lo que fue de lo que nunca será.

Suena: Medicine - Wash Me Out

Odiame...
...al menos sentirás algo por mí.

Archivos

  • abril 2005
  • mayo 2005
  • junio 2005
  • julio 2005
  • agosto 2005
  • septiembre 2005
  • octubre 2005
  • noviembre 2005
  • diciembre 2005
  • enero 2006
  • marzo 2006
  • abril 2006
  • mayo 2006
  • junio 2006
  • julio 2006
  • agosto 2006
  • octubre 2006
  • diciembre 2006
  • enero 2007
  • febrero 2007
  • marzo 2007
  • abril 2007
  • mayo 2007
  • junio 2007
  • julio 2007
  • agosto 2007
  • septiembre 2007
  • noviembre 2007
  • diciembre 2007
  • enero 2008
  • febrero 2008
  • abril 2008
  • mayo 2008
  • junio 2008
  • julio 2008
  • agosto 2008
  • septiembre 2008
  • octubre 2008
  • noviembre 2008
  • diciembre 2008
  • enero 2009
  • febrero 2009
  • marzo 2009
  • abril 2009
  • junio 2009
  • julio 2009
  • septiembre 2009
  • diciembre 2009
  • enero 2010
  • febrero 2010
  • marzo 2010
  • octubre 2010
  • diciembre 2010
  • enero 2012
  • noviembre 2012
  • diciembre 2012
  • diciembre 2013


  • Modo de empleo:
    Todo lo que
    lees pertenece
    a otro tiempo.




    Advertencia:
    El escritor
    no lleva
    dinero
    en efectivo